El dilema de los pescados

A casi todo el mundo le gustan los peces. Son de colores, bonitos, es relajante verlos nadar… y  es encantador verlos en un acuario, buceando en el mar, en los reportajes de la 2 justo antes de la siesta o en una pecera. Pero a la hora de comérselos… aha!! Cuánta gente hay que dice “yo no como pescado, es que no me gusta” o “a mí me gusta el pescado pero es que es un rollo cocinarlo”.

Cuando pensamos en pescado imaginamos esos  animales con escamas sobre el hielo de la pescadería que te miran con ojos saltones. Pero hay muchas clases de pescado, así que si queremos estar sanos sanotes hay que descubrir los tipos de pescado que sí que nos gusta.

By Brocken Inaglory

By Brocken Inaglory

Se debe comer pescado unas 3 veces por semana, sobre todo pescado azul (no es que sea de ese color, sino que es un tipo de pescado más graso, por lo tanto con mayor aporte de omega 3). Así que habrá que hacer algo con esto no?

La mayoría de jóvenes cuando se independizan apartan el pescado de su dieta, porque no les gusta o no saben cocinarlo. ¿Te pasa esto a tí? Lo mejor es que hagas una lista de los pescados o mariscos que soportas comer. Si te sirve como idea, algunas formas de tomar pescado para los que no soportan las espinas ni verle la cabeza al pez son las siguientes:

  • Boquerones en vinagre. En mercadona los venden hechos, y muy ricos. Es pescado azul.
  • Calamares o sepia. En todas sus variantes. Puedes comprarlo limpio y echarlo en la sartén, o a la romana, o pedirlo en un bar!
  • Varitas de merluza. Sí, las congeladas, están pensadas para los niños pero no nos engañemos… ¡nos gustan a todos! Las puedes hacer al horno o en la sartén.
  • Surimi. Son esas varitas de cangrejo rosa y blanquito que están tan ricas en la ensaladilla de marisco. ¿Has probado a cortarlo en tiras y cocinarlo en la sartén con un poco de pimentón? ¡Está muy rico!
  • Salpicón. Es una ensalada de verano. La puedes comprar hecha o hacerla tú (solo para usuarios avanzados). Lleva pulpo o pota (lo venden congelado, limpio y troceado), surimi, tomate natural, pimiento (a mí me gusta ponerle el de piquillo que venden en bote, pero natural también sirve), cebolla tierna y olivas. Todo a trocitos pequeños, con un poco de aceite y sal.
  • Atún. Del de la lata, sí ese. En bocadillo, en pizza, en ensalada etc etc etc. Es pecado azul.
  • Caballa en conserva. Está muy buena y hay un montón de variantes: en aceite, con tomate, en salsa, al natural… ideal para una noche que no tienes nada para cenar, eso y un poco de pan y companaje. Es pescado azul.
  • Gambitas peladas. Las venden congeladas y peladas, el colmo de la pereza. Cuidado que están crudas, cocinarlas es un detalle importante o tus invitados podrían llevarse una sorpresa (lo digo por experiencia).
  • Salmón ahumado. Buenísimo con tostadas y mantequilla, o en ensalada, o en un bocadillo. Es pescado azul.

Ya puedes añadir estas comidas a tu lista. Ah ¿que aún no tienes una lista con las comidas que eres capaz de hacer? ¿A qué esperas? Seguro que así te resultará más fácil tomar pescado y marisco al menos un par de veces a la semana.

Si se te ocurre alguna otra forma -no traumática- de tomar pescado o marisco haznoslo saber 😉

Adolescentes con personalidad

Ser adolescente no es fácil.

  • Si eres uno de ellos seguro que lo sabes,
  • Si ya lo has sido lo más probable es que hayas olvidado esa sensación (el cerebro afortunadamente tiene mucha facilidad para olvidar las malas experiencias)
  • Y si no lo has sido aun, tal vez seas muy pequeño para leer este blog!

Como bien me explicó mi gran amigo y psicólogo Manuel Pérez, la personalidad de un adulto está definida por muchas cosas: su casa, su trabajo, su coche, su ropa, su pareja… además de su forma de ser, por supuesto, pero todo lo demás lo refuerza.

Un adolescente tiene dos cosas para definir su personalidad: su forma de ser y su aspecto, ¡y el aspecto físico con esa edad no suele ser muy amigable! y además se complementa con esa ropa que le compra su madre o algún otro familiar con toda la buena voluntad del mundo pero que desconoce qué son unas Vans, Dc, Converse, Diesel etc. Supongo que es por esto que cuesta encontrar adolescentes con un buen outfit. Además hay que tener en cuenta que están buscando su lugar en el mundo y es habitual que su estilismo pase por diferentes tribus urbanas hasta definirse un poco más.

Animo a los padres y tutores de adolescentes a superar esta dura etapa y si es posible que se impliquen en mejorar el aspecto de sus hijos, personalizar su habitación (de estoy hablaremos otro día), ayudarles, darles consejos, y ser muy comprensivos con ellos, que aunque estén irritables e imposibles en algunos momentos, en el fondo se sienten muy incomprendidos.

Y a los adolescentes les animo a ser más comprensivos con sus familias, que pasan un momento difícil y necesitan también la paciencia y ayuda de los hijos. Aprovechad esa energía positiva y alegría que os caracteriza para animar a los adultos a seguir adelante y sacarles una sonrisa en algún momento del día; no os supondrá un gran esfuerzo, os lo prometo 😉

Otro día os hablaré de los síndromes de la adolescencia (que no solo afectan a los adolescentes).

adolescentes01