Mozas en peligro de exitinción

Cuando era pequeña los fines de semana que mi madre trabajaba me quedaba en casa de mi abuela. Me gustaba estar allí, era un espacio diferente en el que jugar, y mi abuela aprovechaba que mi abuelito también trabajaba y estábamos las dos solas para enseñarme cosas.

Entre otras cosas me enseñó a hacer la cama como ella consideraba que se debía hacer. La cama debía ser la máxima perfección del mundo, como si en cualquier momento fuera a entrar Enrique VIII a la habitación para comprobar que la cama estaba perfectamente hecha porque si no iba a mandar que te cortaran la cabeza.

Me enseñó a sacar cada una de las capas (sábana ajustable + sábana + X mantas + edredón o colcha), airearlas si era posible en la terraza, ponerlas una a una en la cama, medir con precisión la doblez final para que al poner la almohada girada dentro quedara perfectamente integrada con el resto de las capas anteriores. Y finalmente ponerme a los pies de la cama, en un punto intermedio exacto para comprobar, mirando a un lado y al otro, si el resultado era absolutamente simétrico. Esta labor se debía hacer cada día con cada una de las camas que había en la casa y que el resto de personas trabajadoras no hacían porque salían disparadas a primera hora de la mañana, es decir, mi abuela hacía 4 camas cada día de esta manera O_o.

El primer día que mi abuela me enseñó esto con toda su buena voluntad y bajo el criterio “las buenas mozas tienen que saber hacer la cama bien hecha para cuando se casen” pensé que ser mayor sería una tortura y que ojalá inventaran una máquina de hacer la cama antes de que yo me casara.

Hoy en día, a pesar de no estar casada, me gusta tener la casa ordenada, por lo que acostumbro a hacer la cama cada día antes de irme al trabajo. Lo que mi abuela no sabe es que yo de lunes a viernes dedico 1 minuto y medio aprox a hacer la cama,. Además, aprovechando que mi cama suele tener solo un edredón (solo una capa), tomé inspiración en las revistas de decoración modernas y hago la cama de forma que las que las almohadas se apilan sin tener nada que ver con la sábana y el edredón se dobla por la mitad dejando la sábana ajustable vista. El sábado me tomo un poco más de tiempo y aireo un poco las sábanas (sin llegar a subirlas a la terraza por Diox!), por lo que los sábados y domingos dedico 3 o 4 minutos a esto.

Me resulta curioso pensar en toda la buena voluntad y buenhacer que puso mi abuela en enseñarme cosas como esta sin saber que las épocas serían tan distintas que ni por asomo se parecería la forma de hacer las cosas de principio del siglo XX a principios del s. XXI. Hay que ver cómo cambian los tiempos.

Imagen

Anuncios

Motivar el estudio y la lectura

Quejarse es gratis. Todos nos quejamos de algo cada día: que si el ordenador va lento, que si tengo sueño, que si hace frío, que si hace calor… Es normal quejarse y está bien, quiere decir que no somos conformistas. Pero cuando el motivo de tu queja tiene una solución que depende de tí deberías dejar de quejarte, ¿no crees? Digo esto porque hay padres que se quejan de que sus hijos no estudian y no hacen nada al respecto. Lo cierto es que a mí me costaría mucho estudiar en una casa donde el protagonista de las tardes es el Sálvame a máximo volúmen ¿a tí no?

Para esos padres que se quejan de que sus hijos no estudian propongo hoy una serie de técnicas para mejorar los hábitos de lectura y fomentar el estudio no solo de los hijos, sino de toda la familia.

  • Fomentar el estudio dando ejemplo. Es difícil motivar a que el niño lea si el resto de la familia está sentada frente al televisor toda la tarde o da voces por la casa. Si en el momento en que él empieza a estudiar hay un ambiente de serenidad y trabajo se favorecerá al alumno.
  • Un lugar en el que poder concentrarse. Los escritorios de los niños suelen llenarse de cosas que no hacen otra cosa que desconcentrarle. Si esto es así es preferible usar otro lugar para estudiar como la mesa del comedor o de la cocina.
  • Un ambiente cómodo. La temperatura es muy importante, si el estudio es frío no apetecerá a nadie pasar las tardes de invierno estudiando, y lo contrario ocurrirá en los meses calurosos.
  • Si tú lees, ellos leen. La mejor forma de motivar la lectura es dando ejemplo. Si hace tiempo que no lees te animo a que saques algún best-seller de la biblioteca más cercana y lo leas de vez en cuando, aunque solo sean dos páginas al día.
  • Más formas de leer. No solo leer libros, sino de que en casa suela haber revistas o periódicos es un gran motivador. Fíjate que es un imán, aunque las personas no tengan costumbre de leer pero si alguien se sienta en un sofá y tiene un periódico delante (o un catálogo del Ikea, o una revista) va a ojearlo y probablemente acabará leyendo un poco. Es tan sencillo como comprar el periódico y dejarlo sobre la mesa durante el fin de semana.
  • Interésate por lo que tu hijo estudia y lee. Pregúntale, curiosea, teoriza con él. Y sobre todo no olvides cosas importantes como las fechas de exámenes, evaluaciones y entregas de trabajo. Si tienes mala memoria recuerda que puedes tener una buena agenda y si no quieres comprarte una recuerda también que probablemente ese smartphone con guadpeich y gromenagüer que tienes seguro que lleva una agenda estupenda.

leer

Y sobre todas las cosas reconocer el esfuerzo de los alumnos no solo por sus méritos académicos, sino por sus logros personales. Si un alumno que durante un año estudia 1 hora al día, y el siguiente año pasa todo un trimestre estudiando 2 horas al día y finalmente suspende alguna asignatura, ese alumno merece un grandísimo reconocimiento de sus padres, tutores y familiares.

 

Los elementos

Estoy haciendo un curso de Coaching Competecional (es el nuevo nombre que recibe el Coaching Educativo) con Cristina de Arozamena. Es el tercer curso que hago con ella, hice otro también de Coaching y uno de comunicación que me encantó.

Para quien no sepa qué es el coaching diré que es una forma de ayudar a alguien, conociendo su objetivo y acompañándolo a darse cuenta de qué debe hacer para conseguirlo. Sin dar consejos, ni órdenes, sin decir “tienes qué”, simplemente ayudar a esa persona a que se dé cuenta de las cosas por sí misma, y que lo consiga. Esto se consigue mediante la motivación, la valoración, el fomento de sus talentos, haciendo las preguntas correctas para que la persona “se de cuenta”.

Bueno pues este curso está resultando interesante y me estoy divirtiendo. Lo bueno de Cristina es que siempre te enseña algo nuevo, que no sólo te sirve como coach para ayudar a los alumnos, sino que también sirve para conocerte mejor a tí mismo y a las personas que te rodean.

En esta edición hemos aprendido a identificar los elementos de las personas. Sí sí, los elementos, como el Capitán Planeta. Es una metáfora para conocer el estilo de cada persona en su forma de ser y de afrontar las cosas. El significado de cada elemento es el siguiente:

  • tierra: es una persona muy sensata y razonable. Con los pies en la tierra!
  • agua: es alguien muy tranquilo y sereno, no suele alterarse.
  • fuego: una persona pasional e impulsiva.
  • aire: alguien creativo, con mucha imaginación, que sueña y divaga.

Evidentemente cada uno tenemos un poco de cada elemento, sobre todo si somos personas adaptables y sabemos cuándo debe predominar uno u otro. Pero admite que ya te has dado cuenta de que hay alguno que predomina, en tí o en alguien que conoces, ¿verdad?

Imagen de Laika Astral

Imagen de Laika Astral

¿Cómo aplicar esto de forma práctica? Por ejemplo si eres una persona agua y tratas con una persona fuego debes llevar cuidado porque puedes apagarlo. Es mejor sacar tu parte fuego (por pequeña que sea) para empatizar mejor. Hay muchas combinaciones posibles, es curioso pensar en ellas.

Yo he estado pensándolo y creo que soy así: 60% tierra, 30% fuego y 10% aire. Y creo que el agua se ha secado o algo porque no tengo jajaja!

Y Mateo pues creo que es: 70% agua, 30% tierra, y muy poquito fuego y aire.

Tal vez la parte de la tierra sea la que tenemos en común, y el resto de elementos nos complementen y por eso nos llevamos tan bien 🙂

¿Cuál crees que es tu elemento predominante?

Las Inteligencias Múltiples

Estoy haciendo un curso de “Videojuegos aplicados a las Inteligencias Múltiples”. Me está resultando interesantes porque estoy aprendiendo qué son las Inteligencias Múltiples (IIMM).

Pues resulta que la teoría de las IIMM fue propuesta por Howard Gardner en 1983, y consiste que las personas no tenemos una sola inteligencia, sino que tenemos muchas inteligencias y por ejemplo Albert Einstein no era más inteligente que Michael Jordan, sino que ambos eran buenos en inteligencias diferentes.

Las diferentes inteligencias que existen son las siguientes:

  1. Inteligencia lingüístico-verbal: habilidad para utilizar el lenguaje oral y escrito.
  2. Inteligencia lógica-matemática: habilidad de manejar números y relaciones.
  3. Inteligencia espacial: habilidad de formar un modelo del mundo en 3 dimensiones.
  4. Inteligencia musical: habilidad para entender y comunicar emociones e ideas a través de la música.
  5. Inteligencia corporal kinestésica: capacidad de unir el cuerpo y la mente para el desarrollo de las habilidades físicas.
  6. Inteligencia intrapersonal: habilidad para tomar conciencia de uno mismo.
  7. Inteligencia interpersonal: habilidad para entender a los demás.
  8. Inteligencia naturalista: habilidad para percibir las relaciones entre las especies, reconociendo las diferencias y semejanzas entre ellas.

Es curioso porque estas teorías que al conocerlas parecen tan evidentes o naturales pueden cambiar la manera de entender a las personas; un alumno que es muy introvertido tal vez no sea bueno en la inteligencia interpersonal, pero seguramente habrá otras varias inteligencias en las que se desarrolle por encima de la media, solo hay que descubrir cuáles son.

Si quieres descubrir tus IIMM puedes hacer el test de Midas, tardarás unos 20 minutos (aunque en el test ponga 40min, yo lo he hecho y no se tarda tanto). He agregado una hoja de cálculo para poder responder a las preguntas más facilmente, la puedes descargar para Microsoft Office Excel (lo había preparado también para LibreOffice Calc, parece que WordPress no admite este formato).

test MIDAS

test MIDAS solucionario

¿Conocías la teoría de las Inteligencias Múltiples? ¿Qué te parece? ¡A veces los resultados de hacer el test son sorprendentes!

IIMM