Salmón ahumado casero

He decidido abrir una nueva categoría de cocina en el blog. Voy a poner algunas recetas y sobre todo consejos y trucos para organizar las comidas de la semana y hacer comidas de aprovechamiento.

Me encanta comer, comidas caseras, probar nuevos restaurantes, nuevos sabores… mmm qué vicio!. Lo malo es que algunas de las cosas que me gustan son caras, por lo que no puedo comprarlas siempre. Lo bueno es que algunas de estas cosas puedo hacerlas yo misma 🙂

Un claro ejemplo de esto es el salmón ahumado. Comprarlo hecho cuesta a partir de 22€/kg (si lo encuentras de oferta) pero los precios habituales suelen ser más bien de 31, 34, 39€kg etc. Los lomos de salmón limpio y sin espinas que venden en mercadona valen 12,50€/kg, y los ingredientes para preparar un kilo de salmón valen 2€. Así que saca cuentas.

Lo cierto es que merece la pena por el precio y porque al ser casero está muy bueno. ¿Y cómo se hace esto? Pues aunque parezca mentira no es necesario nada de humo para hacer salmón ahumado. A ver, el salmón que hacen industrial sí que lo hacen en cámaras de humo especiales, pero nosotros podemos conseguir ese mismo sabor marinando el salmón con una sal especial. Vamos a la receta.

Necesitarás:

  • Un lomo de salmón sin espinas.
  • Preparado para salmón ahumado (yo lo compro en Mercadona, está junto a la sal). 1 bote es para 1kg de salmón.
  • Sal (da igual de qué clase).
  • Aceite.
  • Una fuente o recipiente donde quepa el salmón.
  • Papel film.

Preparar salmón ahumado

Para que veáis las cantidades de las fotos yo compré un lomo de 860gr (1) y lo separé en dos partes. He hecho la mitad (unos 400gr) con medio bote de preparado. Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Congelar. Debes lavar bien el salmón, no es necesario quitarle la piel ni las escamas. Lo pones en la fuente y lo envuelves en papel film (2). Y lo congelas durante 48 horas (por los anisakis). Yo he hecho la mitad y he dejado congelada la otra mitad.
  • Marinar. Mezclar el preparado para salmón con un poco de sal (3). Esto es para que no salga tan fuerte de sabor, si te gusta fuerte usa directamente el preparado. En mi caso he mezclado medio bote de preparado con dos cucharadas grandes de sal. Cubrir el salmón generosamente (por arriba y por abajo) con la mezcla. Envolver en papel film (4) y dejar 24 horas en la nevera para que marine.
  • Reposar. Una vez marinado (5) lavar el salmón bajo el chorro del agua para quitar toda la sal. Pintar con aceite (6) y envolver en papel film. Otras 24 horas en la nevera para que repose.
  • Cortar. Pasado ese tiempo ya está listo. Solo queda cortarlo a láminas, o a tacos o como te guste (7). Puedes usar la misma fuente, la lavas y pones los trozos de salmón listos para comer (8). Échale un chorrito de aceite de oliva (9) y envuélvelo en papel film para que no se seque. Lo puedes guardar hasta 10 días en la nevera.

Como veis no es difícil de preparar, solo tienes que estar pendiente de los tiempos. Yo me pongo alarmas en el móvil, y en 4 días está listo.

A mí me encanta en ensalada, o con tostadas, o con anchoas en un bocadillo… Además es pescado azul por lo que tiene una aportación importante de omega 3.  

¿Qué te ha parecido la receta? Por favor si lo haces cuéntanos la experiencia!!

Salmón ahumado

Anuncios

El dilema de los pescados

A casi todo el mundo le gustan los peces. Son de colores, bonitos, es relajante verlos nadar… y  es encantador verlos en un acuario, buceando en el mar, en los reportajes de la 2 justo antes de la siesta o en una pecera. Pero a la hora de comérselos… aha!! Cuánta gente hay que dice “yo no como pescado, es que no me gusta” o “a mí me gusta el pescado pero es que es un rollo cocinarlo”.

Cuando pensamos en pescado imaginamos esos  animales con escamas sobre el hielo de la pescadería que te miran con ojos saltones. Pero hay muchas clases de pescado, así que si queremos estar sanos sanotes hay que descubrir los tipos de pescado que sí que nos gusta.

By Brocken Inaglory

By Brocken Inaglory

Se debe comer pescado unas 3 veces por semana, sobre todo pescado azul (no es que sea de ese color, sino que es un tipo de pescado más graso, por lo tanto con mayor aporte de omega 3). Así que habrá que hacer algo con esto no?

La mayoría de jóvenes cuando se independizan apartan el pescado de su dieta, porque no les gusta o no saben cocinarlo. ¿Te pasa esto a tí? Lo mejor es que hagas una lista de los pescados o mariscos que soportas comer. Si te sirve como idea, algunas formas de tomar pescado para los que no soportan las espinas ni verle la cabeza al pez son las siguientes:

  • Boquerones en vinagre. En mercadona los venden hechos, y muy ricos. Es pescado azul.
  • Calamares o sepia. En todas sus variantes. Puedes comprarlo limpio y echarlo en la sartén, o a la romana, o pedirlo en un bar!
  • Varitas de merluza. Sí, las congeladas, están pensadas para los niños pero no nos engañemos… ¡nos gustan a todos! Las puedes hacer al horno o en la sartén.
  • Surimi. Son esas varitas de cangrejo rosa y blanquito que están tan ricas en la ensaladilla de marisco. ¿Has probado a cortarlo en tiras y cocinarlo en la sartén con un poco de pimentón? ¡Está muy rico!
  • Salpicón. Es una ensalada de verano. La puedes comprar hecha o hacerla tú (solo para usuarios avanzados). Lleva pulpo o pota (lo venden congelado, limpio y troceado), surimi, tomate natural, pimiento (a mí me gusta ponerle el de piquillo que venden en bote, pero natural también sirve), cebolla tierna y olivas. Todo a trocitos pequeños, con un poco de aceite y sal.
  • Atún. Del de la lata, sí ese. En bocadillo, en pizza, en ensalada etc etc etc. Es pecado azul.
  • Caballa en conserva. Está muy buena y hay un montón de variantes: en aceite, con tomate, en salsa, al natural… ideal para una noche que no tienes nada para cenar, eso y un poco de pan y companaje. Es pescado azul.
  • Gambitas peladas. Las venden congeladas y peladas, el colmo de la pereza. Cuidado que están crudas, cocinarlas es un detalle importante o tus invitados podrían llevarse una sorpresa (lo digo por experiencia).
  • Salmón ahumado. Buenísimo con tostadas y mantequilla, o en ensalada, o en un bocadillo. Es pescado azul.

Ya puedes añadir estas comidas a tu lista. Ah ¿que aún no tienes una lista con las comidas que eres capaz de hacer? ¿A qué esperas? Seguro que así te resultará más fácil tomar pescado y marisco al menos un par de veces a la semana.

Si se te ocurre alguna otra forma -no traumática- de tomar pescado o marisco haznoslo saber 😉